Las mejores VPN para Australia

Los australianos a vecen pueden sentirse un poco aislados del resto del mundo. Incluso en Internet, Australia suele tener poca prioridad entre las naciones que hablan en inglés en lo que respecta a productos y servicios populares.

Eso hace que los australianos tengan menos donde elegir, o a veces nada en absoluto, a la hora de poder acceder a ciertas series de televisión, jugar a un juego online o escuchar música. Tal falta de alternativas puede llevar a un incremento del pirateo de material protegido por derechos de autor. Hace unos años, una corte federal de Australia ordenó a los proveedores de Internet que bloquearan varios sitios de intercambio de torrents, como ThePirateBay, Torrentz, TorrentHound, IsoHunt o SolarMovie.

A esta desafortunada realidad se unen las no precisamente fantásticas leyes de retención de datos. Las compañías de telecomunicaciones australianas están obligadas a monitorizar y guardar los metadatos de sus clientes, incluida información sobre sus llamadas telefónicas, mensajes, correos electrónicos y ubicación.

Por ello no es de extrañar que Australia sea un gran mercado para los proveedores VPN. VPN son las siglas en inglés de Red Privada Virtual. Sirven para encriptar todo el tráfico de Internet de un equipo y redirigirlo a través de un servidor intermedio situado en una ubicación elegida por el usuario. Eso puede permitir a los australianos acceder a contenidos que estén restringidos en su propio país. Las VPN también ofrecen un túnel privado a través del que usar aplicaciones de intercambio P2P.

Hemos seleccionado una lista de las mejores VPN para Australia basándonos en estos criterios:

  • red de servidores en la zona Asia-Pacífico,
  • intercambio de torrents permitido,
  • capacidad de desbloquear Netflix y otros servicios de transmisión del estilo,
  • política de no guardar registros.

Las mejores VPN para Australia

Aquí está nuestra lista de las mejores VPN para Australia.

1. ExpressVPN

ExpressVPN

ExpressVPN cuenta con servidores en 78 países. 20 de ellos están en la zona Asia-Pacífico. En todos esos servidores se admite el intercambio de torrents. Esta VPN ha tenido un buen rendimiento consistentemente en todas nuestras pruebas de desbloqueo y de velocidad. Es una buena opción para transmisiones de vídeo. Consigue desbloquear tanto el catálogo de Netflix de Estados Unidos como el de Australia, y tanto en el navegador como en la aplicación para dispositivos móviles de Netflix. No guarda registros de tráfico y tiene su sede en las Islas Vírgenes Británicas, donde no existen leyes de retención de datos. Está disponible en versiones para Windows, MacOS, Android, iOS, Linux (mediante línea de comandos) y algunos routers wifi.

PRUÉBALA SIN COMPROMISO:consigue aquí tres meses extra gratis con el plan de 12 meses de ExpressVPN. La oferta incluye una garantía de reembolso de 30 días.

Lee nuestra reseña completa de ExpressVPN.

2. NordVPN

NordVPN

NordVPN cuenta con servidores en más de 50 países; 12 de ellos en la zona Asia-Pacífico. Todos sus servidores admiten el intercambio de torrents. NordVPN está a la par de ExpressVPN en cuanto al desbloqueo de servicios de transmisión. Es capaz de saltarse el bloqueo de proxys de Netflix tanto en su versión de Estados Unidos como en la australiana. No guarda ningún tipo de registros y tiene su sede en Panamá, donde tampoco hay leyes que obliguen a retener datos. Esta VPN ofrece además servidores especiales, optimizados para conseguir mayores velocidades o más privacidad, como los orientados a transmisiones ultrarrápidas, doble VPN, uso de Tor en una VPN o protección contra ataques de DDoS.

AVISO DE OFERTA:ahorra aquí un 77 % en el plan de tres años de NordVPN, lo que supone pagar solo $2.75/mes.

Lee aquí nuestra reseña completa de NordVPN.

3. CyberGhost

Cyberghost

CyberGhost cuenta con una amplia red de más de 1200 servidores, incluidos 20 en Australia y más de 200 en Estados Unidos. Está muy centrado en desbloquear servicios de transmisión como Netflix y Amazon Prime Video. También es una VPN popular entre quienes intercambian torrents. Hasta tiene una opción para descargarlos anónimamente en su aplicación. Además, su velocidad es excelente, lo que hace de ella una gran VPN para todo. Este proveedor no guarda direcciones IP ni datos sobre la actividad online del usuario. Está disponible en versiones para Windows, MacOS, iOS y Android.

OFERTA ESPECIAL:consigue un descuento de más del 70 % contratando el plan de dos años.

4. StrongVPN

StrongVPN cuenta con servidores en 21 países; seis de los cuales pertenecen la zona Asia-Pacífico. En todos sus servidores se admite el intercambio de torrents. Es capaz de desbloquear Netflix de Australia y Estados Unidos en el navegador, pero no en la aplicación móvil de Netflix. Sigue una política de no guardar registros y tiene su sede en Estados Unidos. La mayoría de las VPN de esta lista utiliza sobre todo el protocolo OpenVPN, mientras que StrongVPN usa una mezcla que incluye OpenVPN, PPTP, L2TP y SSTP. Está disponible en versiones para Windows, MacOS, iOS y Android.

OFERTA PARA NUESTROS LECTORES:ahorra aquí un 42 % Incluye una garantía de reembolso de 30 días.

Lee nuestra reseña completa de StrongVPN.

5. IPVanish

IPVanish

IPVanish cuenta con cientos de servidores en 60 países, incluidos 12 en la zona Asia-Pacífico. Es dueña de su propia infraestructura física, lo que trae consigo velocidades de descarga de las más rápidas que puedes encontrar en cualquier VPN. Pero no es posible aprovecharlas para transmitir vídeos de Netflix. Actualmente, IPVanish no consigue desbloquearlo. Aunque sí es una buena opción para intercambios P2P. Todos los servidores de este proveedor admiten el intercambio de torrents. Tiene su sede en Estados Unidos, pero sigue una rigurosa política de no guardar registros.

OFERTA PARA NUESTROS LECTORES: en IPVanish.

Lee nuestra reseña completa de IPVanish.

VPN que debes evitar en Australia

Una de las principales razones para usar una VPN es aumentar la seguridad y la privacidad al navegar por Internet. Pero por desgracia no todos los proveedores ofrecen eso. De hecho, algunos hacen lo contrario.

Hola

Esta VPN con sede en Israel no es como los servicios tradicionales en que los usuarios se conectan a una red centralizada de servidores que posee o controla el proveedor de la VPN. Los usuarios de Hola se conectan entre sí. Para ello usan parte del ancho de banda libre de otros usuarios, y todos juntos forman una gran red de tipo P2P. Es obvio que eso tiene implicaciones legales y de seguridad bastante grandes. Por ejemplo, es posible que un usuario utilice la conexión a Internet de otro para cometer actos ilegales. Además, hace unos años, Hola utilizó los equipos de sus usuarios para crear un botnet con que realizar ataques de denegación de servicio masivos (DDoS). Tal abuso de confianza ocurrió sin el menor conocimiento por parte de los usuarios.

HideMyAss

Hace también unos años, detuvieron a un hacker de LulzSec por su envolvimiento en un ataque al sitio web de Sony Pictures. Cody Kretsinger usó HideMyAss para ocultar su identidad, pero esa VPN cumplió la orden de un tribunal que le obligaba a entregar ciertas pruebas que, al final, llevaron a tal detención. Eso ocurrió a pesar de que, supuestamente, HideMyAss no guardaba ningún registro de la actividad de sus clientes. Según HMA, no almacenan el contenido de su tráfico de Internet, pero sí informes detallados de metadatos que incluyen la IP real del usuario. Eso bastó para presentar cargos contra Kretsinger.

Ahora que el Reino Unido ha aprobado el “Acta de los fisgones” (Snooper’s Charter), que obliga a los proveedores de servicios a conservar un registro detallado de lo que hacen sus clientes online, esta VPN con sede en el Reino Unido parece la última que le interesa elegir quien se preocupe por su privacidad.

Evita las VPN gratis

Puede resultar tentador usar una VPN gratis en vez de una de pago, pero te recomendamos no hacerlo. Salvo muy raras excepciones, las VPN gratis tienen serias limitaciones o invaden tu privacidad para recopilar tus datos personales, que luego suelen vender a anunciantes y terceros.

Además, es normal que limiten los datos que puedes descargar, que impongan también restricciones en el ancho de banda e incluso que te obliguen a veces a hacer cola para poder conectarte. Y lo normal es que ofrezcan un número reducido de servidores. Las hay que inyectan anuncios directamente en tu navegador y que usan cookies de rastreo para monitorizar lo que haces online. Todo eso va en contra de tu privacidad y del propósito de una VPN.

Si aun así decides usar una gratis, asegúrate de leer en detalle su política de privacidad. Confirma que usa una encriptación fuerte y que tiene una política de no guardar registros.

¿Una VPN ayuda a evitar la ley australiana de retención de datos?

Las VPN ofrecen muchas formas de proteger tu privacidad que todo el mundo debería aprovechar. Eso es especialmente cierto en el caso de Australia, donde un informe reveló que, durante los 12 meses anteriores a su publicación, las tasas de cibercrímenes habían aumentado un 15 %, hasta llegar a los 47 000 incidentes. No obstante, las VPN poco pueden hacer frente a la ley de retención de datos vigente en Australia.

Google está lleno de artículos que afirman que una VPN puede evitar que tu proveedor de Internet recoja metadatos, pero por desgracia eso no es cierto. Sí es verdad que consiguen ocultar tu tráfico de Internet y tu localización al resto del mundo, pero sigues necesitando la red del proveedor de Internet para acceder a los contenidos que sean. Estrictamente hablando, una VPN no puede evitar que el proveedor registre tu localización, los detalles de tu equipo y tu volumen de tráfico.

Hemos explicado eso en detalle en este artículo sobre la ley australiana de retención de datos. Y aquí puedes ver otras formas de esquivar esas políticas de retención.

Intercambios P2P en Australia

Intercambiar torrents de material con copyright es ilegal en Australia, pero se persigue poco. Es raro que los titulares de los derechos de autor tengan éxito a la hora de demandar a los proveedores de Internet la identidad de los infractores, a quienes podrían después pedir una indemnización por lo que en inglés se llama, literalmente, facturación especulativa.

Pero aun así ha habido varios intentos para acabar con el intercambio de torrents. Algunos han tenido más o menos éxito y otros no. Está por ejemplo la “regla de los tres avisos”, según la cual los proveedores de Internet debían encargarse de avisar a quienes descargaban torrents pirata, en nombre de los titulares de los derechos de autor. Esta práctica acabó abandonándose porque no se llegó a un acuerdo sobre quién debía costear los gastos derivados.

Otra medida, ya comentada, fue la orden dada a los proveedores de Internet por una corte federal australiana de bloquear sitios de intercambio de torrents, como ThePirateBay, Torrentz, TorrentHound, IsoHunt o SolarMovie. Esa sí ha demostrado ser bastante eficaz, pues las visitas a esos sitios desde Australia han caído un 53 %. Pero el porcentaje no tiene en cuenta a los usuarios de VPN. Sigue siendo posible visitarlos a través de ellas.

Más recientemente, se añadieron otros 59 sitios pirata a la lista de bloqueados, que ya suma un total de 160.

Comparitech no aprueba ni promueve la piratería. Por favor, limítate a intercambiar torrents legales.