A cada dispositivo conectado a Internet se le asigna una dirección IP que es única. Esa dirección la forman un conjunto de números y permite que distintos equipos o dispositivos se identifiquen y comuniquen entre sí. Aunque la dirección IP no constituya legalmente una forma de identificación, en Estados Unidos pueden usarla para rastrearte online y monitorizar tu actividad. Agencias del gobierno, empresas, hackers o agresivos defensores del copyright usan las IP parar rastrear y hacer seguimientos de personas concretas. Por esa razón, para quienes valoran su privacidad, esconder la IP es un paso vital a la hora de protegerse de espías y atacantes. El modo más eficaz de cambiar o de ocultar tu IP es conectándote a una VPN.

Las direcciones IP se dividen en grupos específicos por país, que a su vez se reparten para asignarse a los distintos proveedores de Internet de esos países. También pueden identificar ciudades o localidades específicas a las que están asociadas. Así es como los sitios web o las aplicaciones consiguen determinar el origen del tráfico entrante. Por ejemplo, al iniciar Netflix, lo primero que hace es averiguar tu dirección IP para descubrir desde dónde estás accediendo a la web. Si te encuentras en Norteamérica, por ejemplo, Netflix usará tu dirección IP para determinar a qué bibliotecas de contenidos restringidos geográficamente puedes acceder.

Otros servicios de transmisión como Hulu o BBC iPlayer funcionan del mismo modo. A Hulu solo pueden acceder quienes tengan una IP de Estados Unidos. BBC iPlayer es compatible solo con direcciones IP de Reino Unido.

Las direcciones IP no son totalmente aleatorias. Las establece la Autoridad para los Números Asignados a Internet (IANA). Las distintas regiones del mundo tienen asignados bloques enteros de direcciones IP, que a su vez se reparten entre los diferentes proveedores de acceso a Internet que operan en esos países.

¿Cómo puedo cambiar mi dirección IP?

Hay un montón de formas de falsear tu localización, pero la más cómoda y eficaz es usar una Red Privada Virtual (VPN).

Las VPN están diseñadas para encriptar todo el tráfico web que entra y sale de tu equipo y redirigirlo a través de un túnel que te conecta con un servidor que tú elijas. Eso puede hacer que parezca que estás accediendo a la web desde una ubicación distinta de la de la ciudad o la localidad donde estés de verdad. Las VPN también hacen que sea bastante más difícil que tu proveedor de Internet, un hacker o una agencia de espionaje consiga monitorizar tu actividad. Además, son capaces de desbloquear contenidos restringidos geográficamente. Más abajo hablaremos de varias razones por las que puede interesarte esconder tu dirección IP.

Por ahora, debes saber que suscribirte a una VPN y usarla para eso es perfectamente legal en la mayoría de los países. Millones de personas de todo el mundo ejercen ese derecho sin ir en contra de ninguna ley. Es improbable que atraigas atenciones indeseadas, salvo si usas la VPN para cometer actos ilegales. Así que no te preocupes pensando que puedan ponerte una multa o mandarte a casa una denuncia de algún tipo.

¿Cómo uso una VPN para esconder mi dirección IP?

En este apartado vamos a analizar algunas de las mejores VPN capaces de enmascarar tu IP fácilmente. Su ranking lo determinan estos factores:

  1. velocidad y estabilidad del servicio,
  2. gran número de servidores disponibles en todo el mundo,
  3. fuertes estándares de cifrado,
  4. capacidad de desbloquear contenido restringido,
  5. disponibilidad de versiones para iOS y Android
  6. y facilidad de uso.

1. ExpressVPN

ExpressVPN Spain

ExpressVPN es una excelente opción porque se enfoca en el cliente, tiene un diseño intuitivo, alta velocidad y una gran red de servidores.

Cuenta con más de 1500 servidores repartidos por 94 países, con buenas conexiones en la mayoría de los casos. La oferta es bastante variada, engloba un buen número de regiones alrededor del mundo. Podrás elegir direcciones IP del país que más te interese.

ExpressVPN no guarda registros de tu tráfico. La única información que se recoge tiene que ver con la fecha de conexión (no la hora), el servidor elegido y el ancho de banda total utilizado.

Esta VPN tiene su sede en las Islas Vírgenes Británicas, lo que implica que no está sujeta a ninguna ley que la obligue a retener datos de sus clientes.

Usa como estándar la encriptación AES-CBC de 256 bits, así como autenticación HMAC y redirección con seguridad perfecta (PFS). Incluye un interruptor de seguridad (kill switch), que aquí se denomina interruptor de apagado para bloqueo de red. Sirve para detener todo el tráfico web si la conexión con la VPN se corta de repente.

ExpressVPN está disponible en versiones para iOS y Android, así como para equipos Windows y MacOS.

TRES MESES GRATIS: consigue tres meses gratis con el plan anual de ExpressVPN. La oferta incluye 30 días con reembolso garantizado y sin compromiso. Te devolverán tu dinero si no quedas satisfecho. Esa oferta supone un ahorro del 49 % respecto al plan mensual.

Ve aquí nuestra reseña completa de ExpressVPN.

2. NordVPN

NordVPN Spain

NordVPN es un relativo veterano del mundo de las VPN. Lleva en el mercado unos diez años y es una opción popular entre los usuarios gracias a sus prestaciones, precio, rendimiento y seguridad.

Es otra VPN que sigue a rajatabla una política de cero registros. No almacena datos internos sobre las sesiones del usuario, su tráfico, horas ni fechas de conexión. Esa política ya ha frustrado intentos de conseguir datos de clientes por parte de agencias del gobierno. En ninguno caso se almacenó información comprometedora.

NordVPN cuenta con más de 1850 servidores repartidos por 61 países. Hay muchos donde elegir en Europa y Norteamérica, y una red relativamente menor en Asia, África y Oriente Medio. Los servidores se agrupan también según su especialidad. Algunos son más adecuados para conseguir una encriptación más fuerte, como los anti-DDoS o las VPN dobles, mientras que otros están mejor adaptados para transmisión de vídeo y servicios que requieran una IP dedicada.

NordVPN es capaz de desbloquear Netflix, Hulu y BBC iPlayer.

Sus estándares de encriptación son robustos. Usa por defecto un protocolo con cifrado AES de 256 bits, combinado con claves SSL de 2048 bits. Y tiene activada también por defecto la protección contra fugas por el DNS.

Está disponible en versiones para iOS y Android y para equipos Windows y MacOS.

OFERTA DE DESCUENTO: puedes ahorrar un 66 % en el plan de dos años de NordVPN, lo que supone pagar $3.99 al mes.

Lee aquí nuestra reseña completa de NordVPN.

3. CyberGhost

Cyberghost hideIP es

CyberGhost tiene su sede en Rumanía. Afirma expresamente que no guarda ningún registro sobre el comportamiento o los hábitos de navegación de sus clientes. El hecho de estar ubicada en Bucarest implica además que no se ve obligada a cumplir leyes de retención de datos. Eso debería tranquilizar a quienes se preocupen por su privacidad.

En estos momentos cuenta con más de 1100 servidores repartidos por 47 países. Prevemos que ese número va a seguir creciendo, lo que es una señal positiva.

Está disponible en versiones para iOS y Android y para equipos Windows y MacOS.

Esta VPN no funciona con Netflix, pero sí es capaz de desbloquear BBC iPlayer.

Sus estándares de encriptación son robustos. Usa por defecto cifrado AES de 256 bits en el protocolo OpenVPN, junto con claves RSA de 2048 bits y autenticación MD5 HMAC. También incluye un interruptor de seguridad que detiene todo el tráfico si la conexión cae de repente.

OFERTA PARA NUESTROS LECTORES: ahorra más de un 70 % en el plan de dos años de CyberGhost.

Lee nuestra reseña completa de CyberGhost.

4. IPVanish

IPVanish discounted plans

IPVanish es una opción a considerar si quieres esconder tu IP para reproducir transmisiones de vídeo y otros contenidos multimedia. Su sede está en Estados Unidos, pero tiene una política de no guardar registros, lo que significa que tus datos personales no corren peligro.

Los servidores de esta VPN están optimizados para ofrecer velocidad, estabilidad y privacidad. Hay más de 850 repartidos por 60 países. Puedes elegir una IP de casi cualquier sitio del mundo.

Sus estándares de encriptación son robustos. Utiliza por defecto cifrado de 256 bits en el protocolo OpenVPN, así como autenticación SHA512 y una clave de intercambio DHE-RSA de 2048 bits con redirección con seguridad perfecta. Eso quiere decir que incluso si tu cuenta queda comprometida, al hacker le resultará imposible descifrar datos de sesiones antiguas.

IPVanish no funciona con Netflix ni Hulu, pero es una alternativa sólida para BBC iPlayer.

Ofrece versiones tanto para iOS como para Android, y también para equipos Windows y MacOS.

EXCLUSIVO PARA LECTORES DE COMPARITECH: ahorra hasta un 60 % en los planes de IPVanish.

Lee nuestra reseña completa de IPVanish.

5. VyprVPN

VyperVPN Spain

VyprVPN sí guarda algunos datos. En concreto, “la dirección IP original del usuario, la dirección del servidor de VyprVPN con la que se enmascaró, la hora de inicio y fin de la sesión y el número total de bytes transferidos”.

Pero ese proveedor insiste en que almacena la información anterior solo durante 30 días y que la usa para mejorar su servicio. También afirma que no hay forma de determinar los datos concretos sobre el tráfico web del cliente o el contenido de sus comunicaciones. No hemos encontrado quejas de usuarios que consideren que su privacidad se haya visto comprometida, así que parece una opción segura.

VyprVPN es una alternativa popular en China porque es capaz de saltarse la Gran Muralla. Todas las conexiones se encriptan con el protocolo OpenVPN, cifrado AES de 256 bits, claves RSA de 2048 bits sin redirección con seguridad perfecta y autenticación SHA256.

Una versión superior de esta VPN da acceso al protocolo Chameleon, que revuelve los metadatos de OpenVPN para que no consiga reconocerlo la llamada inspección profunda de paquetes.

VyprVPN es capaz de desbloquear contenidos de Netflix, Hulu y BBC iPlayer.

Cuenta con más de 700 servidores repartidos por todo el mundo.

Está disponible en versiones para iOS y Android y para equipos Windows y MacOS.

PRUÉBALO: puedes probar aquí VyprVPN durante 30 días con reembolso garantizado.

Lee nuestra reseña completa de VyprVPN.

¿Debería usar una VPN gratuita para ocultar mi IP?

Las VPN gratuitas parecen una buena opción porque normalmente no hay que dar una tarjeta de crédito para registrarse.

Pero algunos de esos servicios ofrecen una encriptación pobre que te expone a ataques de hackers. Si lo que te interesa es la reproducción de transmisiones de vídeo, ten en cuenta que las VPN gratuitas normalmente solo ofrecen uno o dos servidores a los que conectarse. Además, suelen limitar el ancho de banda o la cantidad de datos que puedes transferir.

Nuestra recomendación es evitarlas. Si andas corto de dinero, echa un vistazo a nuestra lista de las mejores VPN con un periodo de prueba gratis. Las VPN gratuitas son también un negocio, y se sabe que a veces monetizan su actividad insertando cookies de rastreo y vendiendo a terceros y anunciantes datos que recogen de ti.

Es algo que te conviene evitar a toda costa.

Ya he contratado una VPN. ¿Y ahora qué hago?

Sigue los pasos que indicamos abajo para esconder tu dirección IP fácilmente:

  1. Revisa nuestra lista de VPN recomendadas y elige el plan que mejor se adapte a tus necesidades (selecciona una suscripción mensual o anual).
  2. Regístrate y haz el pago. La mayoría de las VPN aceptan tarjetas de crédito y PayPal. Algunas también aceptan bitcoins. Ponte en contacto con el proveedor si tienes dudas.
  3. Cuando eso esté listo, descarga la aplicación (para dispositivos móviles) o el programa (para Windows o MacOS).
  4. Borra las cookies y limpia la caché de todos los navegadores web que uses (Firefox, Chrome, Internet Explorer, UC Web, Opera). Así eliminas antiguos datos de localización que puedas tener.
  5. Reinicia tu equipo o dispositivo.
  6. Abre la aplicación o el programa de la VPN e inicia sesión.
  7. Selecciona un servidor del país del que quieres obtener una dirección IP. Espera unos segundos hasta que la conexión se realice.
  8. Cuando esté conectado verás una notificación de color verde en la barra de tareas.
  9. Navega por Internet como harías normalmente. Notarás que los sitios web en los que entras creen que estás en el país del servidor al que te encuentres conectado en ese momento.

¿Cómo manejan las VPN las direcciones IP?

La inmensa mayoría de los proveedores VPN asignan a sus clientes direcciones IP que son al mismo tiempo compartidas y dinámicas.

Lo normal es que asignen una IP compartida a todos los usuarios conectados a un mismo servidor. Eso vuelve aún más difícil rastrear la actividad de cada usuario concreto, ya que todos los que están conectados al mismo servidor tienen la misma IP, como hemos dicho.

La mayoría de las VPN utiliza direcciones IP dinámicas. Eso quiere decir que se cambian con una frecuencia predefinida. Hay proveedores que hasta permiten a sus clientes establecer con qué frecuencia quieren que cambie la suya.

Otros tipos de direcciones IP menos habituales que también usan las VPN son las IP dedicadas. Estas no cambian nunca y son para un solo cliente. Es más común entre las empresas donde se utiliza la IP fija de la VPN, que no cambian pero que sí comparten. Por ejemplo, suelen usarse en las bancas online que exigen iniciar las sesiones siempre desde una misma IP.

¿Cómo me protejo de fugas por el DNS?

Las fugas por el DNS se dan cuando las configuraciones de red no están optimizadas, lo que puede provocar que parte del tráfico se fugue del túnel seguro y encriptado que crea tu proveedor VPN.

Las VPN funcionan redirigiendo tu tráfico de Internet a través de un túnel de comunicación encriptado alternativo. Si las configuraciones son incorrectas, las solicitudes DNS pueden acabar redirigiéndose a una red no segura en vez de enviarse a través de la definida por la VPN, que como hemos dicho sí está diseñada para ser segura y está encriptada.

Las solicitudes DNS son la columna vertebral de tu actividad online. Así es como los equipos traducen los nombres de dominio, como gmail.com, a su correspondiente dirección IP. Son esenciales para las comunicaciones a través de Internet.

Si ocurre una fuga por el DNS y el tráfico web sale del túnel encriptado, tu proveedor de Internet ya sí puede saber qué páginas visitas. El mero hecho de conectarse a una VPN no es suficiente para evitarlo.

Algunas VPN tienen protección automática contra fugas de ese tipo. Es buena idea comprobar si la tuya la incluye. Usa esta herramienta si sospechas que estás sufriendo fugas por el DNS.

¿Qué otros modos tengo de proteger mi identidad?

Por desgracia, limitarte a esconder tu dirección IP no es suficiente para mantenerte del todo oculto y anónimo en Internet. La mayoría de las personas no son conscientes de la enorme cantidad de huellas digitales que vamos dejando. Los navegadores almacenan un gran número de archivos temporales y de caché para optimizar la carga de las páginas. Aparte, hay otras cosas, como la recogida de huellas digitales del navegador, la estilometría (que analiza cómo escribes) o las solicitudes WebRTC (de comunicaciones en tiempo real con internet), que pueden usarse para descubrir la identidad de usuarios concretos.

Si quieres eliminar del todo tus huellas digitales, nuestra guía es un buen punto de partida.

Acabamos de mencionar la técnica avanzada de identificar a usuarios mediante la recogida de huellas digitales del navegador. Imagínatela como algo similar a las técnicas que usan las fuerzas de seguridad para recopilar y recoger datos en la escena de un crimen. Todas las informaciones que se obtienen se contrastan con las que existen en bases de datos de todo tipo, con la intención de encontrar algo que incrimine al culpable. Lee nuestra guía para ver más detalles sobre cómo protegerte contra la invisible recogida de esas huellas de tu navegador.

Los periodistas, los informantes y los disidentes son uno de los grupos a los que puede interesarle mantener oculta por completo su identidad online. A veces están en el punto de mira de sombrías agencias del gobierno y lo último que quieren es que consigan rastrear su identidad o que uno de sus blogs les lleve hasta ellos.

Nuestra guía sobre cómo escribir blogs anónimamente es una buena fuente de información sobre ese asunto.

¿Puedo esconder mi IP sin usar una VPN?

Realmente depende del uso que quieras darle. Recomendamos usar una VPN a personas que quieran falsear su localización para acceder a contenidos como archivos multimedia, banca online, llamadas VoIP y otros servicios con localización. Las VPN son rápidas y no suelen afectar significativamente a tu velocidad de Internet.

El navegador Tor, que se usa para acceder a sitios .onion, es otro modo de esconder tu IP. Encripta el tráfico del usuario, como lo hace una VPN, pero en este caso no existe un organismo central o proveedor que controle el flujo de tráfico. En la red Tor, el tráfico se redirige a través de varios puntos de salida o nodos gestionados por voluntarios.

La ruta seguida cambia cada vez que entras en un nuevo sitio web, lo que vuelve casi imposible el rastreo de los usuarios. Por tanto, ofrece un gran anonimato. El inconveniente es que el tráfico a través de la red Tor es muy lento y a algunos puede resultarles muy frustrante usarla.

Si te has quedado intrigado con la red Tor y quieres saber más sobre ella, aquí tienes nuestra guía completa para navegar de forma anónima con Tor. También puedes consultar nuestra guía sobre las mejores VPN para Tor.

¿Por qué debería cambiar mi dirección IP?

Una de las razones más habituales por las que los usuarios eligen cambiar sus IP es para conseguir desbloquear servicios como NetflixESPNHulu o BBC iPlayer. Otros lo hacen para saltarse restricciones impuestas por su lugar de trabajo o el gobierno. Algunas de estas restricciones están relacionadas con FacebookSnapchatTwitter.

Como hemos mencionado antes, las direcciones IP se usan para identificar ubicaciones. Eso hace posible que el gobierno o los proveedores de Internet consigan determinar la localización aproximada de un usuario, simplemente averiguando la IP que tiene asignada. No es una buena noticia para los defensores de la privacidad que quieran mantenerse completamente ocultos en Internet.

Masked model”, de m01229, bajo licencia CC BY 2.0.