VPN Reino Unido

En el Reino Unido suelen defenderse los derechos humanos y las libertades civiles, pero eso puede estar cambiando por culpa de leyes que intentan restringir los contenidos online.

Tiempo atrás, el público británico se topó de pronto con el Investigatory Powers Act, que legalizó la vigilancia de todos los ciudadanos sin apenas supervisión. Eso quiere decir que tu actividad en Internet está ahora sujeta a un intenso escrutinio por parte de oscuras agencias del gobierno capaces de rastrear todo lo que haces en la web.

Por esa razón te conviene usar una VPN al navegar por Internet en el Reino Unido. VPN son las siglas en inglés de Red Privada Virtual. Las VPN encriptan todo el tráfico que entre o salga de tu equipo y lo redirigen a través de un túnel con un servidor intermedio. Eso añade una capa extra de privacidad y seguridad y hace muy difícil que consigan espiarte.

Por si no quieres leer el artículo entero, aquí tienes la lista de las cinco mejores VPN para el Reino Unido:

  1. ExpressVPN (ofrece 3 meses gratis)
  2. IPVanish
  3. NordVPN
  4. CyberGhost
  5. VyprVPN

Las VPN son también una excelente opción para acceder a contenidos locales restringidos desde el extranjero. Los británicos expatriados o de vacaciones pueden usar una VPN para ver canales como SkyBBC o BT Sport incluso si están físicamente en Asia o Latinoamérica, por ejemplo. Solo tienen que iniciar sesión en su servicio VPN, elegir un servidor localizado en el Reino Unido y conectarse a él.

Cuando la conexión se establezca, el sitio web creerá que te encuentras en Gran Bretaña aunque no sea así. De esa forma conseguirás ver contenidos restringidos que antes te resultaban inaccesibles.

¿Cuál es la mejor VPN para el Reino Unido?

Nuestra lista de las mejores VPN para Gran Bretaña se basa en los siguientes criterios:

  • velocidad y estabilidad del servicio,
  • fuertes estándares de cifrado,
  • ausencia de registros de uso,
  • capacidad de desbloquear con facilidad contenido restringido según la ubicación,
  • disponibilidad de servidores en el Reino Unido a los que poder conectarse desde el extranjero para acceder a contenido local, como el de BBC iPlayer
  • y disponibilidad de versiones para iOS y Android.

1. ExpressVPN

Express VPNSep 2019

ExpressVPN es uno de los mejores servicios VPN del mercado gracias a su enfoque en el cliente, su tremenda velocidad, los escasos periodos de inactividad y la gran red de servidores que posee.

Cuenta con más de 1500 servidores repartidos por 94 países, con conexiones rápidas y fiables en la mayoría de los casos. Siete de ellos están en Reino Unido. Eso hace a esta VPN ideal para residentes que estén de viaje y que, como hemos comentado antes, quieran acceder desde el extranjero a contenidos locales como los de BT Sports, Sky o BBC iPlayer.

ExpressVPN no guarda registros de tu tráfico. La única información que recoge tiene que ver con la fecha (no la hora) de conexión, el servidor elegido y el ancho de banda total utilizado. Tu dirección IP real individual no se registra bajo ninguna circunstancia, de modo que el servicio no es capaz de identificarte.

Es más, este proveedor tiene su sede en las Islas Vírgenes Británicas, fuera por tanto de la jurisdicción de las autoridades británicas. Así que tus datos están a salvo.

No obstante, si de todas formas te preocupa la recopilación de los metadatos mencionados, un aspecto que da confianza es que nunca se almacena tu IP, como ya hemos dicho. Además, es posible suscribirse mediante un correo electrónico desechable y pagar con bitcoins. Ambas cosas ofrecen una capa extra de privacidad y anonimato.

ExpressVPN usa como estándar la encriptación AES-CBC de 256 bits, así como autenticación HMAC y Redirección con Seguridad Perfecta (Perfect Forward Secrecy). Incluye un interruptor de seguridad (kill switch), que se denomina interruptor de apagado para bloqueo de red. Sirve para detener todo el tráfico web si la conexión con la VPN se corta de repente.

Además, es capaz de desbloquear sin problemas contenido de Netflix restringido según la ubicación. También consigue hacer lo mismo con Hulu y BBC iPlayer, y admite el intercambio de torrents.

Está disponible en versiones para iOS y Android, así como para equipos Windows, MacOS y Linux.

PRUÉBALA GRATIS: consigue aquí tres meses gratis con el plan anual de ExpressVPN. La oferta incluye 30 días con reembolso garantizado para probarla sin compromiso.

Ve aquí nuestra reseña completa de ExpressVPN.

2. IPVanish

La sede de IPVanish se encuentra en Estados Unidos, y por tanto no está sujeta a las leyes británicas de retención de datos. Es más, sigue una estricta política de no guardar ningún registro ni metadato relacionado con el tráfico de Internet de sus clientes. El único momento en el que esta VPN recopila alguna información es cuando se registra una cuenta por primera vez. Después de eso, tu historial de navegación se mantiene oculto.

IPVanish cuenta con robustos estándares de encriptación que contribuyen a mantener a raya a miradas entrometidas como las de la NSA o los hackers. Utiliza por defecto cifrado de 256 bits en el protocolo OpenVPN, así como autenticación SHA512 y una clave de intercambio DHE-RSA de 2048 bits con Redirección con Seguridad Perfecta.

También cuenta con un interruptor de seguridad integrado en la arquitectura del sistema. Ya sabes que hará que se detenga todo el tráfico si la conexión con la VPN cae de repente. Sus servidores están optimizados para ofrecer velocidad, estabilidad y seguridad. Cuenta con más de 850 repartidos por 60 países. 62 de ellos en el Reino Unido.

IPVanish no consigue desbloquear contenidos de Netflix restringidos según la ubicación. Tampoco de Hulu. Pero es una de las mejores VPN para desbloquear BBC iPlayer. Está disponible en versiones para iOS y Android, así como para equipos Windows y MacOS.

A muchos usuarios les parece una excelente opción para Kodi, ya que es posible descargar el APK para Android de esta VPN directamente en el dispositivo. Además, tiene una interfaz que puede usarse fácilmente con un mando a distancia en dispositivos Kodi que no incluyan teclado y ratón. También es una VPN fácil de instalar en un Fire Stick de Amazon.

DESCUENTO EXCLUSIVO: ahorra aquí hasta un 60 % en los planes de IPVanish.

Lee nuestra reseña completa de IPVanish.

3. NordVPN

NordVPN es otro proveedor que aplica una política de cero registros de verdad. No retiene datos acerca de las sesiones de los usuarios, su tráfico o el momento de la conexión.

Varias agencias extranjeras se han topado con esa barrera al intentar extraer datos de los servidores de NordVPN sobre algunos de sus clientes. Este proveedor ha recibido en el pasado solicitudes para revelar información, pero se han encogido de hombros y han dicho que les resultaba imposible cumplir con esa demanda. En una ocasión, las autoridades incluso llegaron a confiscar algunos de sus servidores, pero no se encontró en ellos nada útil.

Cuenta con 976 servidores en 56 países. Eso lo convierte en una alternativa sólida para todo tipo de usos, desde juegos online a transmisión de vídeos o descargas. 99 de esos servidores están en Gran Bretaña. No debes tener problemas para encontrar una conexión adecuada con alguno de ellos.

NordVPN ofrece servidores optimizados contra ataques DDoS o para transmisión de vídeo, doble VPN, uso de Tor en la VPN e IP dedicadas que garanticen una gran velocidad, encriptación fuerte y privacidad.

Esta VPN es capaz de saltarse con facilidad el bloqueo de Netflix, así como de desbloquear contenido de Hulu y BBC iPlayer.

Usa por defecto un protocolo con cifrado AES de 256 bits, combinado con claves SSL de 2048 bits. Y tiene activada también por defecto la protección contra fugas por el DNS. Una única suscripción permite el acceso de hasta seis dispositivos, con versiones para Windows, MacOS, iOS y Android.

DESCUENTO EXCLUSIVO: ahorra aquí un 66 % en el plan de dos años de NordVPN.

Lee aquí nuestra reseña completa de NordVPN.

4. CyberGhost

CyberGhost tiene su sede en Rumanía, lo que implica que no está sujeta a ninguna ley que obligue a retener datos de sus clientes. Además, afirma que no guarda ningún registro sobre el comportamiento o la actividad online de los mismos. No obstante, esta VPN ha sido adquirida hace poco por una empresa con sede en Gran Bretaña, lo que puede hacer que las cosas no sigan igual. Actualizaremos este artículo si nos enteramos de cambios en ese sentido.

Cuenta con 850 servidores repartidos por el mundo. 93 de ellos están en el Reino Unido. Los británicos expatriados o de turismo en el extranjero no deben tener problemas para acceder a contenidos locales (del Reino Unido) a través de alguno de ellos. Está disponible en versiones para iOS y Android, así como para equipos Windows y MacOS.

Este proveedor no es capaz de saltarse el bloqueo de Netflix, pero sí el de BBC iPlayer.

Sus estándares de encriptación son robustos. Usa por defecto cifrado AES de 256 bits en el protocolo OpenVPN, junto con claves RSA de 2048 bits y autenticación MD5 HMAC. Pertenece por tanto a la élite de las VPN en lo que se refiere a la seguridad de su encriptación.

También incluye un interruptor de seguridad que detiene todo el tráfico si la conexión cae de repente, como comentamos antes.

OFERTA PARA NUESTROS LECTORES: ahorra aquí más de un 70 % en el plan de un año de CyberGhost.

Lee nuestra reseña completa de CyberGhost.

5. VyprVPN

VyprVPN sí guarda algunos datos, en concreto la dirección IP original del usuario, la dirección de VyprVPN con que se enmascaró, la hora de inicio y fin de la sesión y el número total de bytes transferidos.

Pero insiste en que solo almacena esa información durante 30 días y que la usa únicamente para mejorar la calidad del servicio. Este proveedor añade que no hay forma de determinar con exactitud el tráfico web del cliente o el contenido de sus comunicaciones.

VyprVPN es una alternativa popular para británicos de visita en China porque es capaz de saltarse su Gran Muralla. Eso quiere decir que miles de ingenieros patrocinados por el gobierno chino que trabajan sin descanso han sido incapaces de bloquear su actividad y evitar que funcione allí. Se trata sin duda de algo digno de mención y que debería hacer que esta VPN se considerara una referencia.

Además, posee y gestiona sus propios centros de datos completos, lo que optimiza la velocidad y la estabilidad de las conexiones. Todo el tráfico se encripta con el protocolo OpenVPN, cifrado AES de 256 bits, claves RSA de 2048 bits sin Redirección con Seguridad Perfecta y con autenticación SHA256.

También incluye por defecto un interruptor de seguridad que detendrá todo el tráfico de Internet si la conexión cae de repente, según comentamos antes.

Una versión extra de VyprVPN da acceso al protocolo Chameleon, que revuelve los metadatos del OpenVPN para que no consiga reconocerlo la llamada inspección profunda de paquetes.

Cuenta con más de 700 servidores, incluidos algunos en Londres, aunque no se especifica cuántos en total. Está disponible en versiones para iOS y Android, así como para equipos Windows y MacOS.

Esta VPN es capaz de desbloquear contenidos de Netflix, Hulu y BBC iPlayer.

PRUÉBALA: puedes probar VyprVPN aquí con una garantía de reembolso de 30 días.

Lee aquí nuestra reseña completa de VyprVPN.

VPN gratuitas como alternativa

Si buscas un remiendo rápido, siempre tienes la opción de decidirte por una VPN gratuita.

Pero está claro que ese tipo de servicios no ofrecen lo mismo que los de pago. Lo normal es que solo puedas conectarte a uno o dos servidores Sus estándares de encriptación suelen ser débiles. No des por descontado que sean capaces de optimizar la privacidad y seguridad de tu conexión. Además, es muy probable que haya un límite de transferencias que haga que tu conexión se interrumpa de pronto si transmites vídeo durante demasiado tiempo.

Nuestra recomendación es evitar las VPN gratuitas. Nada es gratis de verdad. Es habitual que las VPN que supuestamente lo son se moneticen forzando la inserción de cookies de rastreo, monitorizando tus patrones de uso del navegador y vendiendo toda esa información a terceros y anunciantes. Además, corres un riesgo real de infectarte con malware, lo que puede llevarte a perder datos importantes y a un doloroso proceso para intentar recuperar tu equipo.

VPNs que debes evitar

Está claro que uno de los principales objetivos al usar una VPN es garantizar tu privacidad y tu anonimato. Por eso debes evitar a proveedores que sacrifican su ética a sabiendas entregando a otros tus datos.

Es el caso de estas dos VPN de las que deberías mantenerte alejado.

1. PureVPN

La conocida PureVPN unió sus fuerzas a las del FBI para ayudar a arrestar a Ryan Lin, un cliente de PureVPN acusado de chantaje online e intento de extorsión a una mujer de 24 años de la que no se ha revelado la identidad.

Dicha agencia del gobierno americano se puso manos a la obra en cuanto salieron a la luz esos deplorables hechos. El FBI consiguió rastrearlos hasta llegar a una VPN con la que Ryan creyó que conseguiría borrar sus huellas. Pero a pesar de su supuesta política de cero registros, PureVPN fue capaz de identificarle y además entregó su información personal a los investigadores.

2. HolaVPN

Hola es una VPN con base en Israel que cuenta con una popular extensión para Chrome y que llegó a tener más de 50 millones de usuarios. El problema es que los utilizó sin que ellos se dieran cuenta para convertirlos en un gigantesco botnet.

Si tenías HolaVPN instalada, parte de tu ancho de banda se usaba con fines ilegales, como ataques de denegación de servicio (DDoS). También puede haberse utilizado para acceder a material con copyright o incluso a imágenes de abuso de menores.

Evita esta VPN a toda costa.

¿Es legal usar una VPN en el Reino Unido?

Hablando en general, sí, es perfectamente legítimo usar una VPN en Reino Unido. Ninguna legislación concreta lo prohíbe de forma expresa. No obstante, estarás yendo en contra de la ley si usas la VPN para cometer actos ilegales como vender drogas o publicar pornografía infantil.

Relacionado: ¿es legal o ilegal usar una VPN? ¿Es seguro usar una VPN? Esto es lo que necesitas saber.

¿La libertad en Internet está amenazada en el Reino Unido?

Gran Bretaña tiene un pasado de activismo liberal, ejemplificado por el hecho de que el Partido Laborista sea la fuerza política dominante en el país. Pero los cambios en la legislación relacionados con la privacidad y la vigilancia de los ciudadanos resultan siniestramente orwellianos.

Hace unos años, el Parlamento Británico promulgó el Investigatory Powers Act, también llamado coloquialmente Snoopers Charter (el acta de los fisgones). Esa ley concede a la policía y los servicios de inteligencia del Reino Unido poderes de vigilancia mucho más amplios. Legaliza métodos de espionaje sobre los que el periódico The Guardian comenta que “no tienen parangón en ningún otro país de Europa occidental o ni siquiera en Estados Unidos”.

Es algo que asusta.

Se sabe desde hace tiempo que las correspondientes agencias de seguridad nacional de Estados Unidos y Gran Bretaña, NSA y GCHQ, tienen un historial conjunto de colaboración e informaciones compartidas. Así que es probable que la mayoría de la información resultante de esa vigilancia de ciudadanos británicos, si no toda, acabe en manos de otros gobiernos occidentales.

En su momento, el confidente de la NSA Edward Snowden declaró en Twitter: “El Reino Unido acaba de legalizar el sistema de vigilancia más extremo de la historia de la democracia del mundo occidental. Va más allá que el de muchas dictaduras”.

Esas leyes obligan a los proveedores de Internet y de telecomunicaciones a guardar durante un año todo el historial web de todos sus clientes y a compartirlo con agencias del gobierno mediante un buscador conocido como Request Filter.

El acceso a ese buscador se efectúa a discreción de la policía o las agencias de seguridad sin que exista una supervisión judicial de ningún tipo. Permite al gobierno investigar a grupos raciales concretos sin que esa actividad llegue nunca a hacerse pública o a ser sujeta al menor escrutinio.

Otros elementos clave de la ley son los siguientes:

El GCHQ puede recopilar masivamente informaciones personales incluso sobre individuos que no hayan sido acusados de nada. Y se recogen a partir de todo tipo de dispositivos que se usen en la zona bajo investigación. Las empresas están obligadas a descifrar los datos que sean si se les solicita hacerlo. Además, deben informar al gobierno antes de implementar nuevas medidas de seguridad de sus productos. Las agencias de inteligencia como el GCHQ pueden hackear los equipos y dispositivos de los ciudadanos.

La antigua ministra del interior del gobierno británico, Amber Rudd, ha elogiado el “Acta de los fisgones” calificándola como “una legislación pionera en el mundo, con una transparencia sin precedentes y una sustancial protección de la privacidad”.

Que comparta lo que anda fumando.

Pero eso no es lo más absurdo de todo. Las agencias de seguridad británicas llevan casi veinte años recopilando información ilegalmente, desde mucho antes de la promulgación de esa ley. El MI5, MI6 y el GCHQ ya han sido severamente amonestados por un juzgado inglés ante su envolvimiento en un régimen ilegal de rastreo de datos de comunicaciones telefónicas o de uso de Internet y de otras informaciones privadas.

En esencia, el “Acta de los fisgones” simplemente legitima algo que ya ha estado ocurriendo desde finales de los 90. Por si eso fuera poco, le da a esas agencias aún más poder y alcance que nunca.

No hace falta decir que los ciudadanos británicos deberían recelar de todo esto. Te recomendamos usar una VPN para evitar el “Acta de los fisgones” y protegerte del espionaje de esas entrometidas agencias de inteligencia.

Otra cuestión preocupante son estas propuestas de regulación de Internet presentadas por el gobierno conservador. El “Acta de los fisgones” se limita a monitorizar tu actividad, sin imponer restricciones a lo que puedes acceder o decir online. Sin embargo, esas nuevas leyes pretenden ir más lejos al permitir que el gobierno decida qué se puede o no publicar en Internet.

En su manifiesto se dice que “hay quien opina que al gobierno no le corresponde regular lo relacionado con la tecnología e Internet”. Y añade que “no estamos de acuerdo”.

Esas leyes forman parte de un intento de obligar a las empresas tecnológicas a incluir puertas traseras (backdoors) en sus aplicaciones con comunicaciones encriptadas, como las de WhatsApp o Telegram. Se supone que todo esto es para ayudar al gobierno a rastrear movimientos y comunicaciones de terroristas, pero también afecta a la privacidad de los ciudadanos que sí cumplen las leyes.

La organización independiente Freedom House le da al uso de Internet en el Reino Unido la consideración de libre en su informe más reciente. Pero aún no están claras las ramificaciones a largo plazo del Acta mencionada y las otras normativas relacionadas. Es muy probable que en el futuro seamos testigos de un deterioro de la libertad en Internet y que eso lleve a la pérdida de ese estatus.

“Union Flag”, de jay-jerry, bajo licencia CC BY 2.0.